Desarrollo y Adaptación al cambio climático

Los retos de los proyectos de resiliencia climática financiados a nivel internacional

Según apunta la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en su reciente informe Estado del Clima Global en 2018, los impactos del cambio climático (las señales físicas y los impactos socio económicos derivados) se están acelerando de forma preocupante. El aumento de global la temperatura del Planeta está siendo provocado por un incremento de las concentraciones de los llamados gases de efecto invernadero. Las concentraciones globales de CO2 (dióxido de carbono) en la atmósfera en los años 90 estaban en unas 350 ppm y no han dejado de aumentar año a año, alcanzando valores de 415 ppm en mayo de 2019. A pesar del notable crecimiento de las energías renovables en todo el mundo, no parece probable que esta tendencia pueda cambiar de forma rápida.

Las posibles medidas que como Sociedad podemos tomar para combatir contra el cambio climático se pueden dividir en dos grandes grupos: medidas de mitigación, las cuales implican acciones para reducir las emisiones de CO2 (y otros gases causantes del problema) y medidas de adaptación, las cuales implican acciones para reaccionar ante los cambios con la finalidad de que el impacto sobre las actividades humanas sea el mínimo posible.

En este contexto de aceleración de los impactos del cambio climático las medidas de adaptación se hacen más imprescindibles y por ello están tomando cada vez mayor relevancia en la agenda internacional. En este post nos vamos a centrar justamente en los aspectos relacionados con la adaptación al cambio climático y muy especialmente en los proyectos de inversión pública enfocados hacia la resiliencia climática que se financian con fondos internacionales.

Como respuesta a este enorme reto internacional, durante los últimos años las denominadas finanzas climáticas han experimentado un gran crecimiento. Se han creado grandes Fondos como el Green Climate Fund (GCF), el Global Environment Facility (GEF) y el Adaptation Fund (AF), los cuales canalizan la aportación de los países más desarrollados en un esfuerzo internacional liderado por las Naciones Unidas a través del Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC). Se calcula que antes de 2020 se deberían llegar a movilizar 100.000 millones de USD para proyectos relacionados con Mitigación y Adaptación al cambio climático, así como para la protección de los bosques y suelos (REDD+).

Existe un notable número de Bancos Multilaterales (WBG, BID, EBRD, ADB, AfDB, CAF, NDF, etc) que financian proyectos de desarrollo. Del mismo modo, existen instituciones internacionales (las propias agencias de Naciones Unidas como UNDP, UNIDO, UNEP, WFP, FAO, etc) o Agencias Bilaterales de cooperación (USAid, EuropeAid, GIZ, DFID, AECID, etc.) que también a través de donaciones nacionales también financian proyectos internacionales de desarrollo relacionados con aspectos de adaptación al cambio climático.

Todas estas instituciones, de forma gradual, han incorporado expertos ambientales capaces de estructurar proyectos y dar apoyo a los países receptores de estos fondos, que normalmente son países menos desarrollados y también más vulnerables ante los impactos del cambio climático. El papel de estos organismos impulsores del desarrollo es muy importante ya que además de financiar proyectos en forma de donación (caso de la cooperación bilateral) o mediante préstamos en condiciones financieras más ventajosas que las que ofrece la banca comercial, lo hacen además de una forma transparente, garantizando procesos de compra pública que aportan mayores garantías internacionales y fomentan la competitividad.

Desde nuestra experiencia siguiendo y ejecutando proyectos relacionados con la adaptación al cambio climático, queremos destacar algunos retos importantes que hemos detectado para que estos proyectos sean eficaces y tengan el resultado deseado:

  • En primer lugar, está la necesidad de lidiar con una alta complejidad institucional y política en los países receptores de estos fondos. Esta complejidad a menudo hace que se destine mucho tiempo a negociaciones burocráticas para la asignación y aprobación de los fondos y que luego el proceso de ejecución de la consultoría o asistencia técnica quede muy comprimido el tiempo, lo cual limita a su vez las posibles metodologías a emplear.
  • En segundo lugar, está la propia naturaleza diversa de los proyectos de adaptación al cambio climático y la dificultad de elaborar unos términos de referencia completos que incluyan todas las especificaciones técnicas necesarias para desarrollar el proyecto. Si bien el cambio climático es un fenómeno global, los impactos del clima tienen un carácter regional y local muy marcado, y por tanto las medidas de adaptación deben customizarse también a nivel local, e incluso de cada sector de actividad. Dado que este es un aspecto muy técnico, haremos un resumen de las etapas y metodologías en un segundo post relacionado.
  • En tercer lugar, y relacionado con el punto anterior, está la dificultad de recopilar los datos climáticos de partida en los países receptores de estos fondos, que como hemos mencionado son países en desarrollo donde a menudo la información climática histórica (por ejemplo, datos de estaciones meteorológicas) es insuficiente, carece de una adecuada representatividad espacial y/o temporal, o bien dichos datos no existen en formato digital. Nuevamente, esta dificultad provoca una elevada dedicación de los expertos implicados, que necesariamente deberán ser expertos en el manejo de datos climáticos, para buscar datos climáticos disponibles en bases de datos abiertas, o bien implica la necesidad de generar nueva información climática a partir de metodologías de modelización.
  • Un tercer reto que suele plantearse durante la ejecución de este tipo de proyectos son las interrupciones debidas a crisis en los países beneficiarios, que pueden ser tanto de índole política (problemas internos del país) como propiamente climática (p.e. eventos extremos que provocan inundaciones, sequías o hambrunas). Paradójicamente, la vulnerabilidad de estos países hace que los cambios sean mucho más difíciles de implementar, y pone de manifiesto el papel del cambio climático como un detonante de problemas sociales y económicos muy preocupante de cara al futuro.
  • Un cuarto reto que enfrentan este tipo de proyectos es la necesidad de capacitar a los usuarios finales en la interpretación de los resultados del proyecto para que puedan ser autosuficientes en la toma de decisiones de adaptación tras la finalización del proyecto de consultoría. Dentro de esta capacitación, deben incluirse conceptos complejos como el de la incertidumbre asociada a las proyecciones climáticas y nuevamente el papel de expertos en clima se pone de manifiesto.

Desde Meteosim, estamos comprometidos con el desarrollo de proyectos de adaptación al cambio climático aportando tanto nuestro rol como especialistas en clima y meteorología, como nuestras habilidades en desarrollo de capacitación y gestión de proyectos complejos. En los últimos cinco años hemos desarrollado proyectos relacionados con este ámbito en Centroamérica (Costa Rica, Nicaragua), Sudamérica (Colombia, Perú) y África (Mozambique y países costeros del Oeste de África). Y esto lo hemos logrado en ocasiones, como contratista principal, y también a menudo en colaboración con empresas complementarias con nuestra actividad más especializadas en la ingeniería ambiental o en las metodologías del análisis del riesgo climático.

Por otro lado, desde Meteosim también estamos contribuyendo a modernizar los servicios climáticos de otros países muy vulnerables ante los fenómenos meteorológicos, como es el caso de Bangladesh en el Sur de Asia, donde, por ejemplo, el reciente ciclón tropical Fani ha tenido mucho menor incidencia de lo que hubiera sido previsible por la eficiente respuesta de las agencias meteorológicas nacionales, tanto de la India como del propio Bangladesh, gracias a disponer de sistemas de pronóstico modernos y adecuadamente configurados.

Posts relacionados

¡Deja un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Meteosim